Sin Final en el Guión

Noticias diciembre

«Elige un televisor grande que te cagas».

Sin duda, una frase mítica de Renton (Ewan McGregor) en la cinta británica Trainspotting (1996). Pronto podremos escuchar algunas de la misma cosecha porque acabamos de enterarnos de que su secuela ya es una realidad oficial. Danny Boyle volverá a sentarse en la silla del director y junto a McGregor tendremos en pantalla al resto de la panda original: Spud (Ewen Bremner), Sick Boy (Jonny Lee Miller) y Begbie (Robert Carlyle). Han hecho falta veinte años para que se aprobara una continuación de la que se ha hablado en multitud de ocasiones sin haber llegado nunca a buen puerto. Ahora, por fin, Hannah Minghella y Tom Rothman, presidenta y copresidente de TriStar, respectivamente, han sido los responsable de dar luz verde a este interesante y deseado proyecto que, a buen seguro, hará las delicias de los fans. Danny Boyle, cuyo último título ha sido Steve Jobs (2015), el biopic del famoso fundador de Apple, con Michael Fassbender y Kate Winslet como cabezas de cartel, se encuentra muy entusiasmado ante la idea de que su siguiente proyecto sea la ansiada continuación de Trainspotting. El guión aparece firmado por John Hodge, guionista de la cinta original, y que también ha escrito otras películas dirigidas por Boyle, como Una historia diferente (A Life Less Ordinary, 1997), La playa (The Beach, 2000) o Trance (2013). El rodaje comenzará esta próxima primavera y se prevé que el estreno llegue a lo largo del 2017.

Si Danny Boyle es un director con gran experiencia y un Oscar en su haber —por Slumdog Millionaire—, Jennifer Lawrence es una talentosa actriz con otro Oscar —por su papel en El lado bueno de las cosas— pero sin ninguna experiencia detrás de las cámaras. Aún así, la joven intérprete está a punto de embarcarse en la dirección de su ópera prima: Project Delirium. Según cuenta ella misma a la revista Entertainment Weekly: «Es curioso. Llevo desde los dieciséis años queriendo dirigir y es ahora cuando estoy realmente preparada». Con esta cinta basada en un artículo periodístico, Lawrence dará el mismo paso que otras compañeras dieron antes que ella, como Angelina Jolie, Jodie Foster o, más recientemente, Natalie Portman. «Es una comedia sobre un artículo que habla de la guerra psicológica de los años 60, cuando un experimento con ácido sale terriblemente mal», cuenta Lawrence, que admite que nunca había querido hablar sobre cuánto le atraía la dirección porque prefería hacerlo que decirlo. Y además de ponerse pronto tras la cámara, también está terminando de escribir un guión junto a Amy Schumer en el que ambas interpretarán a dos hermanas en la gran pantalla. «Estamos a punto de terminarlo», y añade, «simplemente es algo que fluyó de nosotras». Pero estas nuevas facetas artísticas de Jennifer Lawrence no le han impedido volver a ponerse a las órdenes del cineasta David O. Russell, con el que ya ha rodado en tres ocasiones, para filmar Joy, que se estrenará esta Navidad. «David y yo nunca, nunca, nunca, nunca dejaremos de hacer películas juntos. Le quiero tanto que a veces no puedo hablar de él sin emocionarme», confiesa la actriz. Es obvio que el cariño es mutuo.

El pasado mes de mayo llegaba el final de The Following, tras tres temporadas, y su protagonista, Kevin Bacon, ya tiene una nueva serie en su agenda. Y no se trata de un proyecto cualquiera, sino nada más y nada menos que la adaptación televisiva de la película de culto Temblores (Tremors), dirigida por Ron Underwood, y que el propio Bacon protagonizó allá por 1990. La cinta conoció un total de cuatro secuelas, la última de ellas, este mismo año, directa en DVD y Blu-Ray. El actor, natural de Philadelphia, confiesa ser gran fan de la película original y ya el pasado mes de enero hizo público su interés por llevarla a la televisión: «Sería genial hacer algo más con Temblores y ver qué ha sido de mi personaje quince años después». Lo más curioso de todo esto es que en 2003 ya existió una serie de televisión que adaptaba la historia a la pequeña pantalla. Tan sólo contó con una temporada de trece episodios y fue cancelada cuando apenas se habían emitido la mitad de ellos. No sabemos si en esta ocasión la cosa irá mejor, pero el hecho de que el propio Kevin Bacon esté involucrado en el proyecto —y no sólo como actor, sino también como productor— y de que la historia se centre en su personaje, relacionándose más con la historia original, es posible que sean los ingredientes perfectos para que el éxito regrese a Temblores.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *