Sin Final en el Guión

El arte evoca el misterio, sin el cual el mundo no existiría

El surrealismo es la corriente donde se suscribe todo lo extraño e inexplicable, desde lo fantasmal hasta lo grotesco. Desde lo enfermizo hasta la rareza más absoluta. Historias, o no historias, en las que nada parece tener sentido, aunque en ocasiones son la única manera de mostrar la realidad, tan caótica y sin sentido como un film de Lynch.

El séptimo arte no tardó en darse cuenta de las posibilidades que adquiría el cinematógrafo como medio de expresión artística, por lo que la sucesión de imágenes aparentemente inconexas se alzaba como otra expresión tan elitista como la pintura. Esta última cuestionaba lo real o aquello que observamos, si así queda mejor reflejado, ya que lo que vemos no es obligatoriamente algo real, pues nuestra percepción no es igual en todos los que miramos. Lo surrealista se encuentra a medio camino entre los sueños y la vida, siendo este el punto donde el arte se expresa de forma más libre y natural.

Si Picasso, Dalí, Frida Kahlo, Miró o René Magritte plasmaron unas visiones distorsionadas del mundo (o demasiado certeras), cineastas como Buñuel, Cocteau, Lynch o Gilliam hicieron lo mismo a través del cine, haciendo de la gran pantalla un enorme lienzo donde pintar y exhibir sus obras.

Hay algo increíblemente atrayente en el género surrealista. Por mucho que se intenta dar explicación a ciertos detalles, lo cierto es que en muchas ocasiones todo queda en el aire como un concepto lleno de vida cuya interpretación es completamente libre. El autor deja una huella y nosotros debemos marcar el resto del camino a seguir. Cualquier otro género tiene principio, nudo y desenlace. El surrealismo apenas tiene inicio y su fin lo establece la mente humana, nuestra imaginación. Podemos estar tan acertados como completamente equivocados.

Este mes, el primer número de este nuevo año, lo dedicamos a la mente humana, sus entresijos, miedos y sueños. Lo onírico y lo terrorífico se darán la mano.

Tal y como indica la frase del pintor surrealista Magritte, con la que se inicia esta editorial, el misterio es la base de todo, del arte, también del mundo y por ende… de la vida. El misterio de nuestra mente, el misterio del cine, de todo lo que vemos y se nos antoja descubrir su existencia. Así repasaremos obras de Bergman, Hitchcock o Buñuel, algunos de los mejores cineastas de la historia, creadores de sueños y pesadillas.

Pasen y lean.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *