Sin Final en el Guión

Arde navidad.

No hay nada más navideño que una matanza. Si, puede sonar atrevido, absurdo o imposible, en navidad, la fecha propicia para las buenas intenciones. Y para las malas. Sino que se los digan a Los Gremlins (1984), las criaturas más adorablemente diabólicas del séptimo arte.

Estas fechas son ideales para pasarlas en familia, con tu pareja. Recordarle al mundo lo bueno que eres y como te embarga la felicidad. Como a mi nunca me gustó esta festividad ni pasarla en familia y muchas veces me vi soltero y entero, nada me alegraba más que ver el mundo arder bajo el dominio de esta divertida raza verde. Puede que más de uno piense que soy un cabrón retorcido por desear la muerte a los demás. Nada más lejos de la realidad, el mal no me hace feliz, solo me reconforta el alma en tiempos de buenismo exagerado. Que parece que la vida está dirigida por Capra y Spielberg. Así que los gremlins son necesarios para recordarnos que algo malo y tenebroso hay ahí fuera. No todo son luces, arbolitos y villancicos cantados por niños en la puerta de casa. Menudo concepto más americano e idiota. Ya lo decía Green day: American idiot.

Cada año hay una cantinela de películas que la televisión tiene a bien programarnos, como si no las hubiésemos visto nunca. Durante poco más de dos semanas todo es besos, abrazos y amor sin parar. Si Capra levantara la cabeza vomita del disgusto. Menos ñoñerías, que es navidad, no el país de los osos amorosos. Por suerte siempre hay algún ejecutivo mal nacido que decide evitar la lágrima y provocar la risa maligna y nos repone de nuevo esa maravilla dirigida por Joe Dante. Y durante una hora y media podemos disfrutar de mordiscos y fechorías, lo único que le reprocho a Dante es que no haya más destrucción. Debería haberle preguntado a Roland Emmerich alguna duda. Fijo que termina siendo un sindiós de agárrate y no te menees. Los Gremlins atacan al presidente o fornican con extraterrestres hasta hacerse con el dominio del universo. Cualquier cosa así me vale. Todo con tal de ver el mundo arder. Si es que en navidad mola matar o, en su defecto, ver morir a gente comprando en grandes almacenes (entiéndase esto siempre dentro del terreno de la ficción …o no).

Recuerdo una de esas navidades aburrido de tanta televisión moderada donde un chaval de 11 años no divisaba ni una teta en pintura, hasta las narices de títulos como “El perro de mi vecino arregla la navidad” o “Santa Claus compra en Carrefour”, que si te metes los dedos vomitas bolas de navidad y anís del mono, de repente, una música inquietantemente ochentera inunda la pantalla, una tienda regentada por un chino más viejo que la palangana de pilato vende un animalillo simpático a un apurado inventor. No hizo falta más. En ese pequeño horizonte se divisaba risas de maldad.

De siempre lo que más quiero en este mundo en un Gizmo en mi vida. No por lo adorable y entrañable que resulta, no para achucharlo y dormir acurrucado a el. No. Lo quiero para mojarlo y darle de comer a partir de la media noche, formar un ejército de las tinieblas y gobernar este cochino mundo. Sería una delicia ver la navidad arder de mano de estas adorables criaturas diabólicas.

La mayoría de las películas navideñas solo apetece verlas del 24 al 30 de diciembre. Esta se puede ver hasta en pleno agosto. Es divertida en cualquier época del año. Capra nunca podrá decir lo mismo.

Desde aquí propongo nuevas historias en las que los Gremlins tengan un protagonismo especial. En estos tiempos de remakes, reboots y todo lo que tenga que ver con renovar algo de forma innecesaria, estoy seguro que sería un éxito total y absoluto fusiones como: Los gremlis y Juan Nadie (que se podría llamar Juan Gremlin), los Gremlins y Un padre en apuros (está claro que sería Un gremlin en apuros) o Los gremlis y Love Actually (cuyo prefecto nombre sería Love gremlin). Así daría gusto celebrar una navidad.

Posdata: 

Sinopsis de Love Gremlins: Película de episodios donde los protagonistas de la original Love actually sufren el amor de manera distinta: Justo cuando Liam Neeson se dispone a tener su primera cita con la madre de una alumna del colegio de su hijo cuyo mayor logro es tener un enorme parecido con Claudia Schiffer unos Gremlins malvados secuestran a su hijo cuando salía de clase de batería de manera que Neeson se ve obligado a dejar sus planes de amor y sexo para inicar una verdadera lucha a muerte con terroristas de todo el mundo. Hught Grant, en su rol de primer ministro británico, tiene que decidirse en seguir saliendo con su secretaria o afrontar una crisis política en la que un grupo parlamentario de gremlins pretender llevar un golpe de estado liderados por el coronel Gremlin Tejero. Colin Firth es expulsado de Portugal por traficar con huevos de gremlins, muy codiciados en el país de Cristiano Ronaldo al ser usados para fabricar toallas. Bill Nighy saca disco en colaboración con gremlins artistas versionando en distintos géneros musicales el tema “Christmas Is All Around”. Alan Rickman engaña a su mujer con una gremlin. Laura Linney sigue sin conseguir pareja estable. Keira Knightley enamora sin querer a otro amigo de su marido; un gremlin. Andrew Lincoln se ha olvidado de ella e intenta sobrevivir en The walking dead.

Sinopsis Juan Gremlin: Un grupo de gremlins compra un periódico y despiden a todo el personal. Asesinan a algunos de ellos. Una periodista publica una falsa e incendiaria carta que lleva la firma de Juan Gremlin. En ella se anuncia el asesinato de uno de los empleados. La carta tiene un éxito descomunal por lo que los Gremlins deciden crear un Juan Gremlin contratando a un vagabundo para este fin el cual termina convirtiéndose en un personaje muy popular. Los Gremlins se cansan del vagabundo porque solo habla de injusticias y pobreza, lo asesinan, lo tiran por el puente de Brooklyn e invaden la ciudad. 

Sinopsis Un gremlin en apuros: El gremlin intelectual de Gremlins 2 decide alejarse del atávico comportamiento de su grupo y emprende una nueva vida como empresario y padre de familia. Tras llegar tarde a clase de Kárate de su hijo, promete regalarle lo que pida por navidad. Su hijo, ni corto ni perezoso pero feo hasta la nausea decide pedir un TurboGremlin. El problema es que este juguete se ha agotado en todas las jugueterías. Contando con pocas horas para el inicio de la navidad, el gremlin intelectual emprende una odisea por toda la ciudad para encontrar el deseado juguete de su hijo. Al no encontrarlo entra en cólera y acaba con la vida de todos los empleados de un Toys’R’us. Su familia lo abandona por semejante comportamiento. Tras todos estos acontecimientos se presenta a las elecciones para gobernar California.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *