Sin Final en el Guión

Algo para recordar

¿Dónde estarás dentro de seis meses?…En lo alto del Empire State…En Nueva York es lo que está más cerca del cielo.

En 1957 Leo McCarey dirigió un remake de su propia película “Tú y yo” de 1939 llamada originalmente “Love Affair” y protagonizada por Charles Boyer y la elegante Irene Dunne. Dieciocho años después, McCarey tenía más medios (el Scope es maravilloso aquí) y a Cary Grant para encarnar a Nickie Ferrante, un playboy que está a punto de casarse con una rica heredera. Para el papel de Terry McKay, se escogió a una actriz pelirroja de origen escocés que ya se había convertido en la más querida intérprete de Gran Bretaña, heredando el trono que habían ostentado en años precedentes las maravillosas Greer Garson o la propia Irene Dunne.  Deborah Kerr le dio al personaje de McKay un tono de comicidad y naturalidad que si bien Irene Dunne ya había esbozado en la versión del 39, aquí queda mucho más patente.

Estamos probablemente ante la mejor interpretación que la actriz escocesa hizo en su larga y prolífica carrera. Hasta en seis ocasiones fue nominada al Oscar no ganándolo nunca. Una injusticia tal que tuvo que ser repuesta con un Oscar honorífico; ese que durante muchos años presidió la chimenea de estilo francés que Deborah Kerr y su marido  el escritor Peter Viertel poseían en la casa que desde hacía más de treinta de años tenían en Marbella. Una casa, que como describiera Garci, (quien tuvo el privilegio de poder entrevistarla a principios de los 90) era muy acogedora, muy West Hollywood.

Kerr fue una actriz versátil, podía ser la institutriz encargada de la educación de los hijos del rey de Siam en “El rey y yo” ( The King and I, 1956), la princesa Flavia de “El prisionero de Zenda” (The prisoner of Zenda 1952), una hija reprimida y totalmente anulada por su madre en “Mesas Separadas” (Separate Tables, 1958) de Delbert Mann o podía ser una mujer adúltera protagonizando una escena tórrida en la playa en “De aquí a la eternidad” (From here to eternity, 1953) de Fred Zinnemann.  Tal versatilidad le viene al personaje de McKay perfecto por cuanto nos regala momentos de mucha verdad, nos hace reír, nos hace llorar, nos emociona en cada plano y nos produce  fragilidad en el tramo final de la cinta.

Cary Grant aporta ese toque tan personal suyo, su elegancia innata al servicio de unos diálogos chispeantes. Una lección de interpretación como siempre acostumbraba dejando su impronta de galán. Esa elegancia innata que Grant poseía es sin duda uno de los elementos más carismáticos. La capacidad para hacer los personajes suyos siempre fue una marca de Grant. Le vemos moverse, andar casi flotando y no podemos sustraernos a otros personajes suyos como en las películas de Hitchcock, en la posterior “Charada” (Charade, 1964) de Stanley Donen, en las screw ball comedies de Howard Hawks o en las refinadas de George Cukor como “ Historias de Filadelfia” (The Philadelphia Story, 1940)

“Tú y yo” es una historia de amor de las de antes, una historia de trasatlánticos, de apartamentos en Central Park, de Champagne Rosa, de cruceros, de la Costa Azul, de un vestuario maravilloso que recibió hasta la nominación de la Academia.  Una película que sirve de estudio de lo que es una pareja que se quiere de verdad. Cada vez que vemos brillar los ojos azules de Deborah Kerr estamos viendo la intensidad del amor que Nickie Ferrante y Terry McKay sienten el uno por el otro. Pocas veces en la historia del cine, hemos podido presenciar tal fuerza en la mirada. La capacidad para que esa sensación de pérdida del amor y de recuperación se unan de una forma asombrosa. McKay representa a una mujer inteligente, honesta, independiente, brillante, apasionada, algo que notamos en cada uno de esos planos donde comen, donde hablan, donde se miran.  Es el antecedente podríamos decir de la mujer actual, liberada de cualquier prejuicio anterior. Increíble resulta que esta maravilla pasara de puntillas en la época.

Precisamente debemos agradecer a Nora Ephron, guionista de “Cuando Harry encontró a Sally” (When Harry met to Sally, 1988) de Rob Reiner que brindara un más que merecido homenaje a esta película dirigiendo la comedia “Algo para recordar” (Sleepless in Seattle, 1993) en la que sus protagonistas Tom Hanks y la entonces gran actriz Meg Ryan se citaban en lo alto del Empire State como más de treinta años atrás habían hecho Grant y Kerr. Las continuas referencias a la cinta de McCarey supusieron un aldabonazo tremendo en la popularidad de esta obra maestra para las nuevas generaciones que aún no la conocían.  Igual que Cary Grant se enamoraba perdidamente de Terry McKay, yo hice lo propio con una película que derrocha sensibilidad y buen gusto.

Algún día quizá entendamos qué llevó a la Academia de Hollywood a ignorar una obra maestra de tal calibre como “Tú y yo”.  Propongo a todo buen cinéfilo una sesión doble  con ambas versiones una tras otra, algo que dará sin duda una medida perfecta del talento de Leo McCarey.

Si en el tramo final de esta película el espectador no consigue emocionarse, creo que debería hacérselo mirar. Pongan los kleenex cerca, apaguen los móviles, comienza uno de esos maravillosos programas dobles que ponían en el cine cuando nuestros padres eran pequeños.

 

 

2 Comments

  1. Cristina

    9 septiembre, 2016 at 5:27 pm

    Es una película preciosa a la que una vez más Ruben Moreno ha sabido mimar con sus palabras.

     
  2. Gustavo de Alba

    22 julio, 2017 at 3:28 am

    Una de las grandes comedias románticas. Indudablemente el remake mejor que el original. En México la primera versión pasó con el título de “Tu y yo”, la segunda como “Algo para recordar” y el homenaje de Nora Ephron “Sintonía en Seattle”.
    Difícil decidir cuál es la mejor actuación de Denirah Kerr pues en el tintero se te quedaron “Narciso Negro”, “El fin de la aventura”, “Te y simpatía”, “El cielo y yo”, “Tres vidas errantes”, “Posesion satánica” y creo que se me quedan algunas otras por mencionar. Lo cierto es que Deborah Kerr es una de las grandes actrices de cine del siglo pasado.

     

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *